¿Cuánto tiempo se tarda en comprar una casa?

Cuando uno se pregunta ¿cuánto tiempo se tarda en comprar una casa?, muchas veces pensamos en lo que se tarda en pedir hipoteca, la duración del contrato de arras, la tasación, y las gestiones legales. Pero, antes de todo esto el comprador tiene que tomar la decisión de comprar. Teniendo en cuenta que la compra de una vivienda suele ser el mayor desembolso económico que hará a lo largo de su vida, la pregunta del millón es ¿cuánto tiempo tarda un potencial comprador en decidir comprarse una casa?

Dado que en 2024 el precio medio de una casa es de unos 240.000€, quizás sorprenda que el comprador medio tarda tan solo 27 minutos en tomar la decisión de comprar tras haber visitado un inmueble (estudio elaborado por Zoopla). Es decir, ¡unos 9.000€ por minuto! Comparando con lo que solemos tardar en comprarnos un electrodoméstico (59 minutos) o un sofá (88 minutos), está claro que la decisión de comprar nuestra “forever home” se toma más con el corazón que no con la cabeza. Tanto es así que la mitad de los 2000 encuestados pusieron una oferta el mismo día de visitar la vivienda. Y un 45% confesaron que decidieron hacer una oferta nada más entrar por la puerta.

Está claro que una buena primera impresión cuenta mucho, tanto en las reacciones positivas como negativas. 6 de cada 10 personas descartan una vivienda nada más entrar por la puerta según un estudio de Foxtons en 2022. Entonces, ¿qué es lo que más fastidia a los compradores potenciales? Según el 75% de los encuestados, es que en la visita la vivienda no cumple con las expectativas creadas por el anuncio. Entre otras molestias de que se quejan los compradores aquí van los top 5:

  • 5. Pintura sucia o desconchada en las paredes
  • 4. El olor a humo
  • 3. Distribución rara o mal aprovechada
  • 2. Grietas en las paredes
  • 1. Signos obvios de humedades

Con toda esta información está claro que si quieres vender una vivienda rápido y al mejor precio tienes que pensar en la primera impresión que da el inmueble, tanto en fotos como en persona. Aquí van varios consejos básicos para hacer que luzca tu casa entre las muchas otras a la venta:

“Un hogar limpio es un hogar feliz”

Para que una persona decida que quiere comprarse una casa o un piso, tiene que sentir que ha encontrado más que una vivienda, sino un hogar. Y como bien dice el refrán “un hogar limpio es un hogar feliz”, la limpieza es una de las claves del éxito a la hora de vender una casa. Quita el polvo y suciedad de todos las superficies; limpia las ventanas; esconde cubos de basura y cualquier trasto que no tenga un propósito estético (por ejemplo las herramientas de la limpieza, las cestas de la ropa, etc.); e invierte en un ambientador electrónico – está comprobado que el olfato tiene una relación muy estrecha con nuestras emociones y ¡olores agradables pueden aumentar la percepción de calidad!

Pequeños arreglos, grandes resultados

Primero cabe destacar que nunca hay que esconder problemas importantes que pueda tener el inmueble. Según el artículo 1484 del Código Civil, los “vicios ocultos” son responsabilidad del vendedor y al no ser declarados durante la venta éste podrá estar obligado al saneamiento de los defectos ocultos que tuviera la vivienda. Pero eso no quiere decir que no hay que darle un lavado de cara. Rellena con masilla agujeros o pequeñas grietas en las paredes y pinta paredes (y techos si hace falta) con pintura blanca o clara. Evita los colores fuertes por mucho que te gusten personalmente – la casa tiene que resultar atractiva a gente de todos los gustos . Con colores neutros y claros tendrás más posibilidades de que guste a la máxima audiencia posible.

Despersonalizar y almacenar

Todos tenemos nuestros hogares llenos de fotos y recuerdos que hemos acumulado a lo largo de nuestra vida. Pero a la hora de vender nuestra casa es recomendable empezar a preparar las cajas de la mudanza con antelación, quitando todo lo que haga que nuestro hogar sea personal para nosotros. Así conseguirás que los compradores potenciales visualicen con más facilidad dónde colocarán sus propias fotos y recuerdos, y así imaginarse viviendo en la casa. Y al momento que empiezan a imaginar, la compra está casi asegurada.

La puesta en escena

Ya tienes la casa limpia, retocada y despersonalizada. ¿El problema? Si no vas con cuidado podríamos acabar con una estancia fría y poco inspiradora. Por eso lo suyo es crear pequeñas viñetas para el cliente, de cómo se disfrutará de la vida cotidiana en su nuevo hogar. Una botella de cava con dos copas al lado de la cama de matrimonio. Un pan casero recién salido del horno en la encimera de la cocina. Un libro y una taza de café al lado de una tumbona en la terraza. Velas aromáticas y mullidas toallas blancas en el cuarto de baño. Al entrar en la casa hará que el comprador sienta que todo está preparado para que empiece su nueva vida de ensueño.

Estos son solo algunos de los consejos que te ayudarán a que los compradores potenciales se enamoren de tu vivienda, y la mayoría de ellos son cosas sencillas que cualquier persona puede hacer. Sin embargo, hacer un marketing subliminal del inmueble para maximizar la posibilidad de una venta rápida y al mejor precio, es mejor dejarla en manos de un profesional de home staging, la “escenificación” de viviendas para vender. Basado en una encuesta llevada a cabo a nivel nacional por La Asociación de Home Staging de España (AHSE), las viviendas en las cuales se ha realizado un servicio de Home Staging se venden 7 veces más rápido que la media nacional. Además de que el precio de venta se mantiene en un 48% de los casos, y en los restantes 52% el precio sube hasta un 25% por encima del precio original. Siendo una inversión inicial relativamente baja (el precio medio de los proyectos de home staging supone un 0.86% del precio medio de la venta), resulta ser una inversión muy rentable teniendo en cuenta las posibilidades de ganancia adicional que supone. 

El tiempo medio de venta de una vivienda en España es de casi un año, pero el comprador decide en menos de media hora. El mercado está saturado de casas y pisos, y detrás de cada uno de ellos hay vendedores con deseos de vender al mejor precio y lo más rápido posible. Para poder destacar entre la multitud y ganar la competencia tienes que ponerle la máxima importancia a esa primera impresión. Porque si no vendes en 27 minutos, lo más probable es que no vayas a vender.